Pedacitos de Mexico

Desde tacos a tamales, toma un tour de los sabores de Mexico.

March 7, 2016

Issue 17: March/April 2016Table

To read this piece in English, visit EdibleBajaArizona.com/Little-Pieces-of-Mexico.


Crecí en el sur de Tucson y mi familia siempre sabía donde ir para saborear ciertas comidas que les recordaran sus días en Nogales, Sonora. No solo se acordaban de los sabores de México, sino también del sentimiento de estar en casa. Yo continúo visitando estos lugares con amigos, familia o solo. Naturalmente, cada vez que entro a alguno de estos lugares se reviven las memorias de mi niñez. La comida también me deja con un sabor mezclado con curiosidad. ¿Quién preparó esta comida? ¿Cómo la prepararon? ¿Por qué la prepararon? Los invito a conocer a las personas detrás de los restaurantes que considero pedacitos de México en Tucson.

Francisco Durazo, owner of Tacos Apson, named the restaurant after the Mexican rock ‘n’ roll band Los Apson—his father played drums in the band.

Francisco Durazo, owner of Tacos Apson, named the restaurant after the Mexican rock ‘n’ roll band Los Apson—his father played drums in the band.

Tacos Apson

3501 S. 12th Ave. · 520.670.1248

La primera cosa que notas al entrar a está pequeña taquería son las paredes totalmente adornadas con viejas fotografías de la banda de rock ‘n’ roll mexicano Los Apson, que recorrió México durante los años 60 y 70 con su música melosa. El nombre de la banda se deriva de la ciudad de Agua Prieta, Sonora, de donde son originarios los integrantes de la banda. Francisco Durazo, cuyo padre tocaba la batería en la banda, abrió las puertas de su negocio hace catorce años con el afán de ofrecer su versión de la comida sonorense.

La segunda cosa que llama la atención es una enorme parrilla. El menú es característico de una carne asada sonorense que ofrece tripitas asadas, costillas y otras cosas típicas como los caramelos y los hotdogs estilo Sonora. Todo se prepara en esa parrilla a solo unos metros de ti. Un bar de salsas bien surtido complementa cualquier cosa asada que hayas elegido.

Normalmente el restaurante está lleno, especialmente durante los fines de semana cuando cierran tarde, pero no siempre ha sido así. “Cuando empiezas es bien difícil”, dice Durazo. “Empiezas de un día para otro, te tienes que dar a conocer y esperar a que la gente te apruebe y después mantener un ritmo”. No cabe duda que la comunidad de Tucson ya aprobó esta taquería ya que este año celebrarán 15 años de su apertura. “Es muy desgastante pero cuando trabajas duro, haces las cosas bien y tratas cara a cara a las personas, todo te irá bien”, dice Durazo.

For more than 34 years, the González Family has offered traditional cuisine from Guadalajara at Birriería Guadalajara. From right: Mónica González, Carmen Sanchez, Juan Sanchez.

For more than 34 years, the González Family has offered traditional cuisine from Guadalajara at Birriería Guadalajara. From right: Mónica González, Carmen Sanchez, Juan Sanchez.

Birrieria Guadalajara

304 E. 22nd St. · 520.624.8020

Si no has tenido la oportunidad de visitar la bella ciudad de Guadalajara, la oportunidad más cercana para probar su cocina regional se encuentra en el pequeño restaurante, Birriería Guadalajara. Por más de 34 años la familia González ha ofrecido platillos típicos de Guadalajara. El más famoso es la deliciosa birria que se prepara diariamente en la cocina abierta del restaurante. Este platillo proviene del estado mexicano de Jalisco y está hecho de carne de res o borrego adobado en una variedad de especies y chiles, y lentamente cocinada en su propio jugo.

La rutina diaria de Mónica González incluye la preparación de la birria y todos los platillos que se ofrecen como el pozole y el menudo. Desde temprano, Mónica y las demás cocineras comienzan a cortar cebollas, cilantro, chiles, revisan las carnes, muchas de las cuales se comenzaron a preparar el día anterior, ya que bastante de lo que se ofrece necesita marinarse por más de 24 horas. Todo se prepara en casa, menos las tortillas que se compran localmente, usando ingredientes frescos y naturales, estrictamente de acuerdo con las recetas originales de la abuela.

“Comenzó lento”, dice Mónica, “Cuando abrimos nadie nos aceptó porque vendíamos tacos con tortilla blandita en vez de ‘hard shell’ pero después de probar nuestra comida, la gente nos aprobó felizmente”. Después de 34 años de estar abiertos, viejos y nuevos clientes siguen apoyando el negocio. La cocina abierta le ofrece la oportunidad al cliente de ver exactamente como se prepara su comida y lo acogedor del lugar te hace sentir como si estuvieras sentado en una taquería de Guadalajara disfrutando un buen taco de birria.

Ramón Becerra, owner of Maico Mexican Restaurant, came to the U.S. because, he says, he wanted the American Dream.

Ramón Becerra, owner of Maico Mexican Restaurant, came to the U.S. because, he says, he wanted the American Dream.

Maico Mexican Restaurant

835 E. 22nd St. · 520.294.2836

All the dishes at Maico Mexican Restaurant are made from family recipes typical of the state of Jalisco.

All the dishes at Maico Mexican Restaurant are made from family recipes typical of the state of Jalisco.

Todo trayecto comienza con un sueño y las ganas de cumplirlo. Así comenzó don Ramón Becerra, propietario del pequeño restaurante mexicano Maico. Nos dice, “quería cumplir el sueño americano, así que empacamos las pocas cosas que teníamos y nos venimos”. Llegó a los Estados Unidos con su familia y unas pocas maletas en el año 1974 desde Teocuitatlán, un pequeño pueblo en el estado de Jalisco. A pesar de haber comenzado en California, la gente amable y el clima los trajo a Tucson hace más de 20 años. Antes de abrir el restaurante, se dedicaba a vender discos en su propia disquera (Ana’s Records) en el sur de Tucson, pero siempre abrigaba el deseo de abrir su propio restaurante.

Ocho años atrás, abrió el restaurante Maico, cuyo nombre proviene del apodo de uno de sus cinco hijos. Las recetas que se ofrecen son todas de familia, provenientes del estado de Jalisco. El menú completo incluye desde tostadas de ceviche, tortas, sopes y chiles rellenos. “Todo lo que servimos son nuestros platillos favoritos y todo se prepara con corazón. Entramos con las ganas de trabajar, nos lavamos las manos, prendemos las estufas, nos persignamos y ¡vámonos!”

El primer día que abrieron el restaurante “lloraron y lloraron”, pues casi no tuvieron clientes. Sin promoción alguna, poco a poco han generado una reputación de ofrecer deliciosa comida mexicana a precios económicos. También les ayudo una visita del presentador del programa “Bizarre Foods”, Andrew Zimmern del canal Travel Channel. Ramón concluye diciendo, “todo enseña la vida, el que quiere hacer algo, lo hace”. Se levanta apurado para atender una línea de clientes que se juntaron repentinamente.

Frances Erunez, the owner of Los Jarritos, is known in the community for the many causes she supports, from child literacy to voter registration.

Frances Erunez, the owner of Los Jarritos, is known in the community for the many causes she supports, from child literacy to voter registration.

Los Jarritos

4832 S. 12th Ave. · 520.746.0364

Everything that we serve originally came from my own kitchen,” says Frances Erunez, the owner of Los Jarritos.

Everything that we serve originally came from my own kitchen,” says Frances Erunez, the owner of Los Jarritos.

Los Jarritos ocupa un lugar importante en el corazón de muchos Tucsonenses. Por más de 35 años, la propietaria, Frances Erunez y su familia, han servido una variedad de comida mexicana estilo sonorense a la comunidad de Tucson. Las paredes de Los Jarritos están cubiertas de premios y fotografías de Frances con políticos y celebridades. A lo largo de los años ha ganado fama por apoyar buenas causas como la alfabetización infantil y el registro de votantes. También participan en eventos dentro de la comunidad (recientemente participó en un foro de pequeñas empresas organizado por la Universidad de Arizona).

El nombre del restaurante proviene del lugar de nacimiento de Frances, lo que era antes una casa y después un restaurante por la Calle Obregón en la ciudad de Nogales, Sonora. El nombre también representa una herramienta típica en la cocina mexicana, el jarro o jarrito donde se guardan las salsas, jugos o cualquier otro líquido. Los platillos que se sirven son creaciones de Frances como el steak ranchero, chicharrones en chile rojo, tamales y el menudo blanco y rojo. “Cuando llegaban mis hijos de la escuela, les tenía la cena preparada con muchos colores como el tomate, chile y queso. Entonces todo lo que servimos es como salía originalmente de mi propia cocina”, dice Frances. Desde el año 1980 se enorgullece de preparar comida casera cocinada diariamente, incluyendo su platillo más popular, el menudo.

Frances ya se jubiló pero visita el restaurante frecuentemente para asegurarse que todo conserve el sabor original, pero principalmente para saludar a sus clientes, a los que ella considera miembros de su propia familia. El restaurante mantiene una buena concurrencia, y según ella, se debe a la manera de tratar a las personas: “a mi me gusta mucho animar a la gente. A todos les digo que hay que sacarle lo positivo a la vida y que sí, sí se puede”.

At Pico de Gallo, Ignacio Delgado and his daughter, Diana Delgado, remember the day they opened, when “not even the flies came.”

At Taqueria Pico de Gallo, Ignacio Delgado and his daughter, Diana Delgado, remember the day they opened, when “not even the flies came.”

Taqueria Pico de Gallo

2618 S. Sixth Ave. · 520.623.8775

El pico de gallo tiene varias definiciones. Literalmente es el pico de un gallo. También puede ser una salsa hecha con tomate, cebolla y cilantro o una ensalada de fruta con limón y chile. La Taquería Pico de Gallo se nombro así por la ensalada de fruta que rebosa en vasos rojos en el refrigerador detrás del cajero. El señor Ignacio Delgado, originario de Nayarit, junto con su esposa y sus hijos comenzaron vendiendo pico de gallo, coctel de elote y horchata por medio de una carreta en frente de la escuela Pueblo High School en la 12 Avenida. Don Ignacio se acuerda que la policía le pidió que se fueran de ese sitio y después los administradores del distrito lo invitaron a vender dentro de la escuela.

Decidieron expandir su negocio y abrieron el restaurante ubicado por la Sexta Avenida en 1990, donde antes era una tienda de botas vaqueras. (De hecho, el cuarto que esta cubierto de espejos era el mostrador de la tienda.) Diana Delgado, hija de Don Ignacio, se acuerda de que el primer día solamente hicieron 8 dólares, “a pesar de haber preparado 10 docenas de tortillas de maíz esperando que la gente viniera, ni las moscas aparecieron”.

Hoy en día, las personas llegan como las moscas. El negocio ha florecido y tienen planes de expandir. “El secreto ha sido mantener las recetas como originalmente comenzaron y todo los días empezar de nuevo, fresco”, nos dice Diana. Lo puedes probar. Las tortillas de maíz siempre están recién hechas, el escabeche siempre fresco, las carnes perfectamente sazonadas y el pico de gallo recién picado.







Previous Post

Little Pieces of Mexico

Next Post

Tasting Climate